COMPRA DE BILLETEROS

 

 

 

 

Cada empresa prestadora de servicios a través de máquinas automáticas invierte mucho dinero en adquirir billeteros así como en mantenerlos funcionando.

 

El costo de un billetero en el año 2017 para empresarios Mexicanos oscila $400.00 dólares, la inversión de mantenimiento preventivo y correctivo es esencial para mantenerlos funcionando adecuadamente y genera un gasto extra.

 

La compra de billetero como tal, más el mantenimiento que va desde 2 actualizaciones por año recomendadas por el fabricante con valor de 35 dólares, representa menos de la mitad del costo total por ofrecer servicio de aceptar billetes en cada máquina, el otro 50% está calculado en los gastos para desinstalar los billeteros cada vez que se necesita, (mínimo 2 veces al año), el costo del técnico que hace el trabajo y otros gastos.

           

Muy importante es el costo del centro de servicio que realiza el mantenimiento o reparación del billetero.

 

Consideremos como otra parte del costo al comprar billeteros para cada una de las maquinas una inversión de 10% extra de billeteros  que deben permanecer en almacén para no dejar las máquinas sin recibir billetes durante el proceso de retiro para mantenimiento y reparación.

 

Instalar billeteros representa sumar 20% a periféricos innecesarios, esto es mucha inversión parada que complica más la difícil tarea del servicio mismo.  No es posible invertir menos del 20%, recuerda que el costo de comprar un billetero es menos de la mitad de lo que cada empresario gasta sólo para ofrecer el servicio de aceptación de billetes solamente por dejar de comprar billeteros tienes un ahorro del 20%, y se disminuyen las quejas en un 100% por consecuencia se disminuye reparar billeteros a un 0%.

 

En gran medida se disminuye la necesidad de gente para brindar servicio y control en cada máquina. En gran medida se disminuye el maltrato a la máquina, golpes, etc. En gran medida se acaba el miedo a comprar en una máquina. n gran medida se acaba el mal servicio. Ya no habrá billeteros en inventario que cumplieron un ciclo  y quedaron  obsoletos.   Ya no habrá que invertir tiempo en buscar partes, refacciones o centro de servicio para reparar los billeteros. Ya no habrá faltante de billetes.